El Draft de la MLB no tiene la misma repercusión mediática que los propios de las demás ligas americanas, pero sin embargo no deja de suponer un evento trascendental para las 30 franquicias, y puede alterar completamente su futuro próximo y lejano, ya sea para bien o para mal.

Pese a que los jugadores seleccionados tengan poco impacto para sus equipos a corto plazo, y la gran mayoría de ellos no llegue nunca a materializar su potencial, no por ello hay que darle menos importancia.

Nunca se sabe cuándo un equipo “va a dar por fin en el clavo” y va a descubrir a la nueva súper-estrella que cambie por completo el rumbo de la franquicia o se convierta en la última pieza necesaria para lograr el asalto a los playoffs y las Series Mundiales.

Cada General Manager y su grupo de ojeadores tienen una estrategia diferente para afrontar los tres días y las 50 rondas de Draft.

Seleccionar jugadores no es una ciencia, y por ello no hay ninguna fórmula ganadora, pero aún así ningún equipo quiere dejar su Draft en manos de la suerte, o seleccionar jugadores de forma aleatoria.

La gran diferencia del Draft MLB con respecto a NFL o NBA, es que en estos dos últimos sus primeras selecciones, e incluso en cierta medida las siguientes, pueden tener un impacto inmediato para sus equipos, y de ahí que en la mayoría de casos estos intenten cubrir sus necesidades más importantes lo antes posible. En la MLB esta estrategia no suele ser la más recomendada, porque en el tiempo en que tu jugador seleccionado desarrolle su potencial, es posible que esa necesidad que tenía el equipo se haya sustituido por otra, por lo que generalmente, al menos en las rondas iniciales, los equipos suelen ir a buscar el mejor prospecto disponible, independientemente de su posición.

Los jugadores que son escogidos proceden tanto de instituto (high school) o universidad (college). Hay una creencia generalizada que habla de una mayor seguridad en los segundos, que no dejan de tener unos cuantos años más y deberían de estar más formados.

Al mismo tiempo, coger un brazo recién salido del instituto suele conllevar un riesgo notable, pero también una potencial recompensa que no te da un brazo colegial, siempre que las cosas salgan bien.

El draft aborda los jugadores que están en Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico. No hay más, a pesar de la enorme popularidad que tiene en otros países caribeños. La llegada de los jugadores de esas nacionalidades se produce por otra vía y, aunque hay voces que afirman que se va a intentar organizar un draft global, que afecte a todo el planeta, el sindicato de jugadores va a defender con uñas y dientes que eso no se produzca.

Si la presión no fuera ya suficiente a la hora de escoger al que esperas que sea un activo crucial en las próximas temporadas, los clubes además tienen que fijarse mucho en la cuantía que pueden invertir ya que si superan hasta en un 5% la cifra asignada al puesto, serán sancionados con un 75% de esa cantidad. Si el incremento oscila entre el 5 y el 10 por ciento, no sólo serían sancionados con la cifra anteriormente mencionada, sino que perderían la primera ronda del año siguiente.

Los clubes tienen a su disposición una cantidad fija con las restricciones ya mencionadas. El ‘bonus pool’ que reciben corresponde a la suma de las elecciones de las diez primeras rondas y el valor asignado. Cuantas más elecciones se tengan, mayor es el ‘bote’.

Orden de elección Draft MLB

VÍa Getty Images

El orden de elección suele ser la habitual, es decir, el equipo con el peor récord de la temporada anterior es el que elige primero. No hay sorteos ni nada que se le parezca como en el caso de la NBA. Aunque se ha hablado mucho sobre el ‘tanking’ que están llevando a cabo clubes como los Marlins de Miami u Orioles de Baltimore, la filosofía de reconstruirse vía draft es la que han seguido franquicias como Chicago Cubs o Houston Astros con extraordinarios resultados.

Este orden se ve modificado de diversos modos:

Equipos que perdieron agentes libres, sustituyen a aquellos que se los agenciaron, en la primera ronda.

Existen elecciones extra, en primera y segunda ronda, para equipos con mercados pequeños y menos ingresos

Equipos que se quedaron sin poder alcanzar contratos con jugadores elegidos en la edición anterior, poseen una elección extra, este año Pittsburgh por Nick Lodolo, su elección 41 del Draft del 2016.

San Luis que en primera ronda pierde su elección a favor de los Cubs por la contratación de Dexter Fowler, en segunda ronda y en la segunda ronda compensatoria se queda sin elección, en ambos casos, a favor de los Astros, por su hackeo, con lo que los reyes de la granja elegirán por primera vez en el puesto 94.

De la ronda 3 a 40 será el orden de clasificación de la fase regular.

Draft Internacional

La oficina de Grandes Ligas está presionando para un ​draft internacional y cuenta con el apoyo de algunos entrenadores para impedir que jugadores de solo 13 años de edad acepten pre acuerdos con equipos de ​MLB.

Hubo una reunión reciente entre MLB y algunos entrenadores, que lamentaron la existencia de esos pre acuerdos entre jóvenes menores de 16 años –la edad legal para firmar- y propusieron mecanismos para reducir esta práctica y quitar presión entre preadolescentes para competir por contratos multimillonarios.

ESPN asegura que al menos cuatro jugadores del período de firma 2021-22 llegaron a acuerdos con equipos cuando tenían 13 años.

La mayoría de los jugadores de élite están comprometidos con los equipos desde que cumplieron 14. Los acuerdos no son vinculantes, pero los involucrados temen que romperlos traiga repercusiones para las partes.

Otra cosa que trata de evitar la ​MLB es el uso de drogas para mejorar el rendimiento, una práctica que se ha hecho común para desarrollar los cuerpos de los aspirantes con el fin de impresionar a los scouts y conseguir mejores contratos y bonificaciones.

Un draft internacional necesitaría el apoyo de la Asociación de Jugadores de MLB, que durante las negociaciones más recientes prefirió un sistema de difícil acceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here