La temporada del 2018 se torna crucial para las carreras de muchos peloteros en las grandes ligas generando especial interés para los venezolanos y latinos en general, el caso de nuestro compatriota Miguel Cabrera, especialmente por el hecho de que cada día parece acercarse con pasos definitivos a su incorporación en el  Hall de la Fama de Cooperstown. Aunque algunos analistas dan ya por descontada su elección, con sus dos premios MVP,  cuatro títulos de bateo, y demás laureles conquistados como jonronero, empujador, slugging y OBP entre otros, especialmente por su proeza de la Triple Corona, no estaría de más destacar algunos hitos dentro de las estadísticas ofensivas  históricas en las próximas campañas del venezolano, cuyos logros blindarían su virtual designación., Recordemos que viene de su campaña más tímida; empero, este Babe Ruth maracayero, es al momento de iniciarse la campaña de 2018, el jugador activo con mayor promedio de por vida en las grandes ligas con .317, además  cuenta en el transcurrir de 15 temporadas  con 462 jonrones y 1.613 carreras impulsadas, números que parecen ser suficientes para garantizar su incorporación en este Olimpo de la MLB.

Fuera de esos records y considerando, como dicen por ahí, que lo que sobra no incomoda, veamos otros méritos que pesaran entre los especialistas que votan a la hora de asumir este reconocimiento histórico: Le falta para llegar a las 1700 impulsadas,  traer solamente 87 más a casa. Para  alcanzar  los 500 jonrones serán suficientes 38 nuevos bambinazos, y a los efectos de llegar a los 3000 hits requiere de 364 incogibles. 

En condiciones normales, es decir si la campaña de 2017, no hubiese sido tan atípica (Ave. .249, 117 hits, 16 Hrs. y 60 Impulsadas), estaríamos apostando a que los tres topes propuestos se alcanzarían en las próximas dos temporadas.  No obstante, con tantas conjeturas sobre las condiciones físicas del slugger a raíz de lo comentado sobre su reciente temporada, pareciese prudente apostar que se requiere de las tres campañas que vienen para alcanzar sendas marcas. Podría así, lograr las 87 impulsadas en 2018 y los 500 bambinazos en el  2019, pero el correspondiente a los 3000 hits tendrá que esperar de todas todas, para el  2020, lo cual implica batear relativamente bien, incluso lo obtendría con cifras muy por debajo de sus correspondientes  promedios históricos, los cuales se presentan a continuación:

30,8 Hrs por temporada.

170,53 hits por zafra,  y

107,3 impulsadas por año

Si el nuestro logra conectar 150 hits en 2018 y 2019, respectivamente, quedaría a solo 64 hits para alcanzar los 3000 hits en una eventual tercera y última campaña 2020. Se ve lejos?,   diría un pesimista, teniendo tres campañas de escasa producción como las del 2017, no hay garantía de alcanzar el pedestal de los3000 hits. Los números 3 se convertirían en una cuasi pesadilla de mantenerse los promedios expuestos, pues Miguel, llegaría a los 2.997 hits y a las 1.797 impulsadas si se impone esa estadística, es decir a tres de los 3000 hits y a tres de un nuevo hito, en este caso 1800 impulsadas.  ¿Qué tal? no suena tal fácil, más el nuestro nos tiene acostumbrado a cosas grandes.

Como me encanta jugar con los números  … esperemos ver lo que se concreta.  Pero para los optimistas y fans del papa Cabrera, mis deseos son porque, se cumplan los records en su favor. Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here